No es oro todo lo que reluce, o a moringa regalada, mírale las hojas

Ya se sabe que, debido al ritmo de vida acelerado al que se vive hoy en día, hay quien busca soluciones precipitadas e ilusorias que acaban en una mala decisión. A menudo son embaucados gracias a una publicidad estridente y llamativa de productos a precios imbatibles.

Sin embargo, un precio a primera vista ventajoso no tiene por qué ofrecer calidad. Esto mismo sucede con algunos productos derivados de la moringa que actualmente inundan el mercado y que, debido a su elaboración no solo son de baja calidad, sino que además son perjudiciales para la salud.


Atención al origen desconocido

¿Cómo puede defenderse ante estas prácticas desleales, y cómo distinguir un producto de calidad de otro que no haya respetado en absoluto las normas y procedimientos de elaboración requeridos? Lo primero que ayuda en este caso es aplicar el sentido común.

Podrá encontrar ampollas de apariencia milagrosa, o envoltorios con un diseño convincente en el que indique que el producto viene directamente de África o de la India. Sin embargo, no se especifica la procedencia del cultivo, ni hay datos sobre su importación, ni sobre el valor nutricional de la moringa, ni sobre el fabricante.

Este hecho ya debería constituir un indicio para constatar que si no se tiene información del fabricante, ni se puede encontrar información sobre el mismo en Internet, algo falla. En ese caso, tampoco habrá datos sobre su elaboración, ni el nivel de calidad con el que el producto ha llegado hasta usted. Precisamente un precio alarmantemente inferior al que ofrecemos en Moringa Caribbean debería llevar a plantearse preguntas. Si adquiere moringa a 10 euros en lugar de a 40, ¿será posible conocer la procedencia del producto, las condiciones higiénicas de elaboración, o el modo de distribución de esta valiosa planta? ¿Podrá afirmar con seguridad que la moringa procede de África tal como indica su nombre? ¿Es posible, sin conocer su composición? ¿Cómo se puede obtener un certificado sobre las garantías higiénicas y sanitarias del cultivo si ni siquiera se conoce su procedencia?


La moringa caribeña

A diferencia de otras marcas, los productos de Moringa Caribbean cuentan con todas las garantías de elaboración, de protección al consumidor y de seguimiento de calidad. Moringa Caribbean se cultiva en la isla caribeña de Santa Lucía, en un terreno volcánico libre de pesticidas. Para su elaboración se respetan rigurosamente las normas higiénicas y sanitarias necesarias. Esto significa en la práctica que hemos escogido con sumo cuidado el terreno de cultivo de la moringa, que seguimos de cerca su crecimiento, cómo se recoge y se realiza el proceso de secado, el modo en que se almacena y se empaqueta, y finalmente cómo se transporta hasta llegar a Europa.


Proceso de elaboración complejo

El mencionado proceso de elaboración precisa tiempo, esfuerzo y por supuesto, dinero. Tras haber sido recolectadas a mano, las hojas de moringa deben tratarse rápidamente, lavarse cuidadosamente, eliminar restos y seguir un proceso mecánico de secado. Todo ello bajo estrictas condiciones de higiene. Si de nuevo aplicamos el sentido común y la simple lógica llegaremos a la conclusión de que los fabricante de productos de moringa a precios económicos, o bien aplican dichos procedimientos dentro de los límites legales, o directamente los ignoran.

Por este motivo hemos realizado pruebas y análisis químicos a algunos de estos productos.

Hemos podido constatar que en su mayoría, aquellos procedentes de la India o de África contenían hongos, otros embalajes ni siquiera contenían moringa, sino una mezcla de ¡moringa enmohecida y harina de arroz! Se trata de casos en los que se está poniendo en juego la salud del consumidor.


Certificado de calidad

La estrategia de Moringa Caribbean es ofrecer un producto de la mejor calidad posible. No hemos escatimado en las instalaciones en donde se procesa la moringa de ahí que sea uno de los pocos laboratorios en todo el Caribe que cuente con maquinaria profesional para el secado y pulverización de la planta.

Hay algo de lo que podemos presumir a diferencia de quienes comercializan productos de dudosa calidad. La total satisfacción de nuestros clientes.